El CPC o costo por clic es el precio que se paga por cada clic en un anuncio publicitario en línea. El cálculo del CPC se realiza a través de una subasta de anuncios en línea en la que los anunciantes compiten para colocar sus anuncios en los resultados de búsqueda de Google u otras plataformas publicitarias.

El proceso de subasta funciona de la siguiente manera: cuando un usuario realiza una búsqueda en Google, se muestran los resultados de búsqueda junto con los anuncios patrocinados. Los anunciantes compiten para que su anuncio se muestre en la posición más alta posible, y para ello, establecen una oferta máxima de CPC que están dispuestos a pagar por cada clic en su anuncio.

El CPC real que se paga por cada clic depende de varios factores, como la oferta máxima del anunciante, el nivel de calidad de su anuncio y la competencia en la subasta. El nivel de calidad se calcula en función de la relevancia del anuncio y la página de destino para la búsqueda del usuario, la tasa de clics esperada y la experiencia en la página de destino.

Resumiendo, el CPC se calcula en función de la oferta máxima del anunciante y el nivel de calidad del anuncio. Cuanto mayor sea la calidad del anuncio y la oferta, menor será el CPC.